Sí ¡se puede!

The best nation in the worldSí, ¡se puede! Puede ser que un hijo de ferreteros le gane a una ex presidenta. Puede pasar que un niño de Tocopilla llegue uno de los mejores clubes de Europa. Puede suceder que un joven humilde le gane a la vida, llegue al barrio alto y sea millonario. Se puede, pero no se engañe, podrá uno o unos pocos. ¿Y qué pasa con el resto?

En el país de las oportunidades, el que salió de la dictadura democráticamente y el líder regional. El que crece continuamente y va camino al desarrollo por obra y gracia del visionario Milton Friedmann, Jaime Guzmán y los Chicagoboys.

Donde desde niño te enseñan a ser competitivo, te motivan a sacarte buenas notas y a pensar en ti primero que todo, porque gracias a tus méritos puedes llegar muy lejos. Por ejemplo, nacer en Maipú, llegar a la universidad, ser gerente de una empresa de esas grandes y candidato a la presidencia ¡se puede!

El mismo donde el mejor ciudadano es el que salió con la mejores calificaciones del liceo, obtuvo un buen puntaje en la PSU, sacó su carrera y se tituló. Quien se compra el celular más moderno, se viste con ropa exclusiva, tiene la casa más lujosa y un auto último modelo. El que sale de vacaciones al Caribe y de vez en cuando viaja a EE.UU. y Europa.

Aquí donde te han vendido un cuento muy bien armado, porque la solución es emprender para ser exitoso, para llegar a lo más alto y disfrutar de los beneficios que tu esfuerzo traerá. Pero, ¿no son casos aislados? ¿Y qué con el otro 90 y tanto por ciento de la sociedad?

Ese es el mismo lugar donde el PIB per cápita mensual alcanza alrededor de 760 mil pesos, pero el 50% de los empleados dependientes no gana más de 218 mil. Donde ‘los que sobran’ tienen que conformarse con sobrevivir, trabajar donde no quieren y una cobertura de salud y pensión deplorables.

Acá donde, como dice el presidente, “la gran mayoría” está obligada a endeudarse en una multitienda para tener una lavadora o un refrigerador. Y terminan cayendo en un círculo vicioso, o sea, vivir para trabajar, trabajar para pagar.

Pero la esperanza es lo último que perdemos, porque en el fondo estamos avanzando, hay empleo, crecimiento económico y el Jefe de Estado dice: vamos por buen camino, no tenemos de qué preocuparnos y dejen todo en manos del gobierno. Que si nos preocupamos de nosotros mismo, de hacer las cosas bien y de esforzarnos todo estará bien.

Y si por algún motivo las cosas no resultan, si no estamos como esperábamos, como nos prometieron o simplemente cree que debería vivir mejor, ya sabe. La culpa de esos jóvenes encapuchados que andan tirando piedras en las protestas, esos estudiantes flojos que se toman los liceos y universidades. Aquellos que se visten de negro y ponen bombas de ruido en los bancos o  esos mapuches que lo único que saben hacer es quemar fundos allá en el sur.

Como si fueran ellos quienes han creado las leyes y legislan, los que fiscalizan, gobiernan o tienen el poder. Como si fueran ellos quienes permiten que alguien que roba miles de millones de pesos (caso Inverlink y cuántos otros), que los ejecutivos de las farmacias o empresas de transportes (fines de semana largo) se coludan y suban los precios o quienes se jodieron a los estudiantes de la Universidad del Mar no vayan presos, pero que si Juan Pérez sustrae una bicicleta sí.

Como si fueran ellos quienes ajustan el salario mínimo, quienes permiten que las empresas evadan/eludan impuestos y las mineras paguen royalties tan bajos. Como si fueran ellos quienes, al fin y al cabo, han creado este sistema donde cualquiera puede ser exitoso, pero no se engañe, sólo uno o unos pocos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: